martes, 5 de octubre de 2010

CAMINA QUE TE CAMINA

"No todas las rosas del campo son del rey"
Miguel Abuelo


Antes parecía que era más (era para tanto), después ya no fue tan así, pero llevó recreos dilapidados y noches de alcoholes baratos para poder descifrarlo (pasó más de una vez). Más tarde pudimos darnos cuenta de que tampoco (tan poco) nada de todo esto puede conseguirse con facilidad, más allá de la película que cada uno se ponga en la cabeza.
Lo más importante seguramente sea abrir los ojos y pestañear a tiempo, para no regalar los pedazos rotos del espejo interior (lo mejor que nos queda), para no quedar en cuatro a la idiotez. Siempre hay un sueño vivo latiendo, aunque no esté muy visible de momento. Un sueño que, de una vez, arrase con el barro de ayer o de antes de ayer. Nunca es nunca para siempre, y por eso no da para ahorcarse por una palabra. Algunas cosas es mejor que no sucedan. Que no tengan lugar.
De todas maneras, más vale jugarse la vida todas las veces, que arrodillarse a mirar televisión hasta que llegue el lunes otra vez (no sea cosa que alguien se arrepienta demasiado tarde y algún día lo liquiden de remate y por martillero público).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hicieron camino al andar